Reivin­di­cación de Asis­ten­cia Sani­ta­ria para todas: Segun­do Acto

Foto: flickr, Mike Herbst

Las eleccio­nes muni­ci­pa­les de 2016 estab­an a pun­to de pro­du­cir­se cuan­do nuestro gru­po rea­li­zó las pri­me­ras reivin­di­cacio­nes.

Antes de las eleccio­nes, con­tacta­mos con los par­ti­dos can­di­da­tos y les preg­un­ta­mos cuá­les eran sus pla­nes en rela­ción a la asis­ten­cia sani­ta­ria para todas las per­so­nas, no solo para algu­nas. Los par­ti­dos que aho­ra for­man el gobi­er­no muni­ci­pal respon­die­ron de mane­ra posi­ti­va aun­que con cier­ta incon­creción. Pro­me­tie­ron que sub­s­an­a­rían los vacíos lega­les.

Tras las eleccio­nes, la coali­ción gana­do­ra Roja-Roja-Ver­de declaró la inten­ción de instau­r­ar algún tipo de asis­ten­cia sani­ta­ria anó­ni­ma en su acuer­do de coali­ción. Debi­do a que no se acordar­on medi­das con­cre­tas, el con­se­jo de asun­tos sani­ta­ri­os, asis­ten­cia­les y socia­les creó una mesa redon­da con orga­ni­za­cio­nes civi­les para reco­pi­lar infor­mación sob­re posi­bles est­ra­te­gi­as para con­se­guir la asis­ten­cia sani­ta­ria anó­ni­ma.

Estuvi­mos pre­sen­tes en una mesa redon­da secunda­ria don­de se reca­ba­ron expe­ri­en­ci­as de per­so­nas direc­ta­men­te afec­t­a­das por la caren­cia de cober­tu­ra sani­ta­ria. En un pri­mer momen­to, la con­ver­sa­ción se cen­tró en lo que no se podía hacer. Algu­nas nos sen­ti­mos para­liz­adas debi­do a la com­ple­ji­dad del asun­to, aun­que tras refle­xio­nar sob­re el tema y sob­re las cosas que no se podían hacer, deci­di­mos dar un paso atrás y repensar­lo todo.

¿Cómo era posi­ble que la políti­ca estu­vie­ra tan mar­ca­da por limita­cio­nes impre­cis­as y obstá­cu­los abs­trac­tos? Algo falla­ba si no éra­mos capaces de pre­sio­nar para con­se­guir el máxi­mo posi­ble des­de el princi­pio y nos retiráb­a­mos antes de que la batal­la comenz­a­ra.

Se nos pre­sen­tó una bar­ri­ca­da tecnó­cra­ta, pero deci­di­mos sor­te­ar­la por los lados. Con­tacta­mos con todas las asis­ten­tes a ambas mesas redon­das y con orga­ni­za­cio­nes que podrían estar inte­res­adas en el tema para con­tarles la pro­pu­es­ta que había­mos des­ar­rolla­do. Cri­ti­ca­mos las limita­cio­nes que se habían creado y pro­pu­si­mos solu­cio­nes alter­na­ti­vas, ade­más de com­par­tir los resul­ta­dos de nuestro estu­dio sob­re las per­so­nas que nece­si­t­an asis­ten­cia sani­ta­ria anó­ni­ma.

A pesar de que no lle­ga­mos todo lo lejos que nos hubie­ra gusta­do, con­se­gui­mos influir en las nego­cia­cio­nes y cre­ar con­ci­en­cia sob­re los pro­ble­mas que la asis­ten­cia sani­ta­ria anó­ni­ma podría acar­re­ar si no se pla­ni­fi­ca­ba bien. Tras la preo­cup­a­ción ini­ci­al de ent­rar en ter­re­no de tecnó­cra­tas, aho­ra pode­mos ase­gur­ar que una ali­an­za de per­so­nas comu­nes y cor­ri­en­tes pue­de generar su pro­pia car­te­ra de pro­pu­es­tas.

Esto es lo que se deci­dió:

  • Se debe ofre­cer una tar­je­ta sani­ta­ria anó­ni­ma o, como alter­na­ti­va, un “Kran­ken­schein” de un tri­mest­re de dura­ción. Un Kran­ken­schein es un pase que per­mi­te a los posi­bles paci­en­tes recurrir a los pro­vee­do­res sani­ta­ri­os y se sue­len con­ce­der según cada caso indi­vi­du­al. Cuan­do se con­ce­de en base a un caso/enfermedad con­cre­to, el tra­t­a­mi­en­to méd­ico se retra­sa y se crea una tra­ba inne­cesa­ria para qui­en nece­si­ta asis­ten­cia sani­ta­ria.
  • Para apli­car esta solu­ción es vital que el pro­yec­to cuen­te con finan­cia­ción abier­ta y fle­xi­ble. No se dis­po­ne de una cif­ra o pre­dic­ción fia­ble de cuán­ta gen­te nece­si­tará la asis­ten­cia sani­ta­ria anó­ni­ma en Ber­lín. Por eso no se pue­de prono­sti­car cuán­to dine­ro exac­to se nece­si­tará. Ade­más, si se opta­ra por limitar la finan­cia­ción, la orga­ni­za­ción que dis­tri­buye las tar­je­tas sanitarias/Krankenschein se ver­ía con­trola­da en extre­mo. Con ante­rio­ri­dad se ha demos­t­ra­do que la posi­ble dene­ga­ción de la tarjeta/Schein sin un examen méd­ico en pro­fun­di­dad es muy pro­ble­máti­ca. Flücht­lings­rat Ber­lin, la cam­paña “Sani­dad para Refu­gi­a­das” (Gesund­heit für Geflüch­te­te) y la red “EQUAL” de la Uni­ver­si­dad de Osna­brück han docu­men­ta­do duran­te años los pro­ble­mas que ha cau­sa­do a las per­so­nas refu­gi­a­das la dis­tri­bu­ción de una Kran­ken­schein basa­da en casos indi­vi­dua­les con finan­cia­ción limita­da.
  • Las per­so­nas nece­si­t­an cober­tu­ra sani­ta­ria según la regu­la­ción de los segu­ros méd­icos ale­ma­nes (Regel­ver­sor­gung) sin la limita­ción de §4 und §6 Asyl­bLG. La exclu­sión de enfer­me­dades cró­ni­cas y psi­cológi­cas no está basa­da en nin­gún razo­na­mi­en­to méd­ico. Inten­tar que la gen­te aban­do­ne el país a tra­vés de la dene­ga­ción de la cober­tu­ra sani­ta­ria bási­ca aten­ta con­tra el derecho fun­da­men­tal a la sani­dad y cau­sa injus­ti­ci­as muy gra­ves ent­re la ciu­dad­anía.
  • Debe exis­tir un sis­te­ma de per­mi­sos libe­ral, ya que las per­so­nas ile­ga­liz­adas sue­len care­cer de los pape­les que demu­estran su esta­tus. Ade­más, el pro­gra­ma debe cubrir no solo a las per­so­nas ile­ga­liz­adas sino tam­bién a refu­gi­a­das euro­peas (como las comu­n­i­dades sin­ti y roma) que se sue­len excluir del sis­te­ma sani­ta­rio, así como a per­so­nas ale­ma­nas que se han que­da­do des­col­ga­das del sis­te­ma. Las per­so­nas refu­gi­a­das con cober­tu­ra sani­ta­ria limita­da a cau­sa del §4 und §6 Asyl­bLG deben tener derecho a usar la cober­tu­ra anó­ni­ma para pro­ble­mas de salud que que­dan exclu­i­dos de su segu­ro.
  • La dis­tri­bu­ción debe cor­rer a car­go de una insti­tu­ción no guber­na­men­tal que esté pre­via­men­te rela­cio­na­da con las comu­n­i­dades que usarán el sis­te­ma. Las per­so­nas usua­ri­as del sis­te­ma se deben incluir en el pro­ce­so de imple­men­ta­ción. Se debe poner en mar­cha un comité ase­sor de for­ma que se des­ar­rol­le un sis­te­ma fun­cio­nal que inclu­ya las expe­ri­en­ci­as de las per­so­nas afec­t­a­das.
  • La tra­duc­ción oral (inter­pretación) es un ele­men­to vital para la con­se­cu­ción de tra­t­a­mi­ent­os satis­fac­to­ri­os y se debe incluir en el plan finan­cie­ro del pro­yec­to.
  • Se desi­gnarán recur­sos finan­cie­ros para la sen­si­bi­li­za­ción del per­so­nal sani­ta­rio. Nues­tra inves­ti­ga­ción mostra­ba que en algu­nas situacio­nes el racis­mo, los pro­ble­mas de comu­ni­cación y los distin­tos enfo­ques cul­tu­ra­les méd­icos habían cau­sa­do con­flic­tos cuya con­se­cuen­cia es la pri­va­ción del tra­t­a­mi­en­to que las per­so­nas requie­ren. Sen­si­bi­li­zar al per­so­nal sani­ta­rio sob­re estos pro­ble­mas sería una mane­ra sen­cil­la de resol­ver el asun­to. En este con­tex­to, se debe­ría hacer hin­ca­pié en los pro­ble­mas con­cretos que las per­so­nas refu­gi­a­das pue­den sufrir, como el trastor­no de estrés post­raumáti­co (TEPT).
  • El pro­yec­to debe incluir una cam­paña infor­ma­ti­va desti­na­da a aquel­las que acce­derán a la cober­tu­ra sani­ta­ria. Algu­nos pro­yec­tos simi­la­res en otras ciu­dades encon­tra­ron difícil divul­gar quién debía reci­bir qué tipo de cober­tu­ra a tra­vés de la asis­ten­cia sani­ta­ria anó­ni­ma.

¿Englo­ba este plan todas las nece­si­dades? No. ¿Es un buen comi­en­zo? Sí. ¿Ya pode­mos reco­ger e irnos a casa? Rot­un­da­men­te no. Gra­ci­as a la pre­sión que Soli­da­ri­ty City y otras orga­ni­za­cio­nes han ejer­ci­do, el gobi­er­no se ha vis­to obli­ga­do a rel­lenar los vacíos exis­ten­tes. Si no hubié­ra­mos esta­do ahí, no solo ejer­ci­en­do pre­sión sino reivin­di­can­do lo que cree­mos resol­verá el pro­ble­ma, ¿de dón­de hab­ría sal­i­do la solu­ción?

Aho­ra es el momen­to más cru­ci­al de todos. A princi­pi­os de sep­tiem­bre, la ciu­dad de Ber­lín deba­tirá su plan pre­su­pu­es­ta­rio. Ni siquie­ra la mejor pro­pu­es­ta de todas con el mayor núme­ro de par­ti­da­ri­os se podría hacer rea­li­dad sin una finan­cia­ción decen­te. Si no segui­mos ejer­ci­en­do pre­sión y movi­liz­an­do a la gen­te, ¿quién nos garan­tiza que esta pro­pu­es­ta, ya debi­li­ta­da, no cae­rá en saco roto?

Por eso debe­mos ir un paso más allá, seguir recla­man­do nue­stras reivin­di­cacio­nes y con­ti­nu­ar con la lucha con más fuer­za si cabe.